En el momento en que una mujer está embarazada, su volumen sanguíneo del organismo comienza a incrementar con el fin de satisfacer todas las necesidades que tiene el bebé de crecimiento y de nutrición. Gracias a este incremento, se ocasionan ciertas molestias que son muy comunes durante el embarazo, como por ejemplo, dolores de cabeza, edemas, desmayos, hemorroides, cansancio generalizado y taquicardia.

 

El corazón tiene que trabajar con un ritmo forzado para poder bombear una cantidad extra de sangre al organismo. Es capaz de bombear hasta un 50 por ciento extra de sangre que cuando se encuentra en condiciones normales. Es por esto que, es muy común que las madres embarazadas sufran de palpitaciones a comienzos de los primeros tres meses y, se incrementan en los últimos tres meses de embarazo.

 

Sin embargo, como el corazón en las mujeres embarazadas debe trabajar el doble para sustentar el bombeo de sangre tanto para ella como para el feto, es lógico que por el aumento del volumen de sangre, se deba incrementar su frecuencia cardíaca. En pocas palabras, se deben producir muchos más latidos por cada minuto y que el órgano se comience a contraer con mayor fuerza.

 

¿Cómo es la taquicardia durante el embarazo y las palpitaciones?

Imagen cortesía de pixabay.es

Mientras el útero se encuentra creciendo cada vez más, los pulmones y el corazón comienzan a disponer de un espacio reducido, es más, el corazón se comienza a desplazar de a poco hacia la izquierda, lo que puede ocasionar que sufra de alguna leve alteración en su correcto funcionamiento.

 

Es común cuando sentimos que el corazón está comenzando a latir muy rápido, que sentimos que se nos va a salir de la cavidad torácica, a esto nos referimos como taquicardia. Normalmente se puede sentir entre los primeros tres meses después de haber realizado cualquier esfuerzo o en algunas ocasiones cuando adoptamos una posición acostada boca arriba. Es recomendable tener ratos de relajación y comenzar a respirar hondo hasta calmarse.

Factores

Imagen cortesía de pixabay.es

Otros factores que pueden contribuir a la aparición de palpitaciones o de taquicardia es el estrés, los esfuerzos, la ansiedad y llevar un estilo de vida que no es el adecuado; por lo que, para poder evitar que dicho problema se vuelva más grave, se debe dejar de lado las preocupaciones que nos perturban.

 

Es recomendable mantener un peso estable y no sobrepasarlo, se debe realizar ejercicios de manera moderada, se deben practicar diferentes ejercicios y técnicas de relajación, es preferible dormir boca arriba, se debe descansar lo necesario, hay que cuidar nuestra alimentación y debemos de llevar un estilo de vida mucho más tranquilo, libre de cualquier estrés o preocupación.

 

Sin embargo, a pesar de ser uno de los síntomas más comunes entre las mujeres embarazadas, la taquicardia y las palpitaciones no se deben subestimar. De aparecer muy seguido o si se presentan con mucha fuerza, debe ser tomada como una señal de alerta para comenzar a realizarnos exámenes para diagnosticar la causa.

 

Por lo general, las arritmias cardíacas producidas durante el embarazo, son benignas. Sin embargo, se recomienda que esto sea consultado cuanto antes con un médico especialista, ginecólogo u obstetra, en donde posiblemente sea recomendada por ellos la realización de diferentes pruebas para llegar a la causa del problema.

 

En el siguiente artículo se pudo evidenciar un poco más de cómo puede presentarse la taquicardia en mujeres que están en periodo de gestación, lo cual sirve de mucha ayuda para poder tomar nuestras precauciones anteriores. Se recomienda que no se administre ningún medicamento que haya sido recomendado o aprobado por algún médico, debido al gran cuidado que se debe tener durante esta etapa.