¿Sabías que una manera estupenda de educar a tus hijos en las tareas del hogar comienza precisamente a nivel organizativo? Sí, aunque no lo creas, a los niños les encanta ayudar a sus mamás en casa y con ayuda de diversos juegos se pueden conseguir extraordinarios resultados.

organización-tareas-hogar-en-ninos

Generalmente, los pequeños de la casa se muestran altamente interesados en aprender de su mamá e incluso llegan a intentar imitarla en una gran cantidad de aspectos. Así por ejemplo, si perciben que ella dobla la ropa o la ordena en un conjunto de cajones, esta sería una propuesta muy interesante para replicarla en ellos a edades tempranas.

¿Cómo puedes conseguir que te ayuden en casa?

Los niños son realmente inquietos por naturaleza. De hecho, les encanta aprender y sobre todo, escuchar todo tipo de historias. Por ello, puedes utilizar una herramienta tan útil como los cuentos para ir explicando la importancia de diversas rutinas como las tareas del hogar, para ir construyendo en ellos valores de esta índole.

Soy consciente que un gran número de mamás se muestran muy preocupadas por la adquisición de este tipo de prácticas en sus hijos. Y es que, cuando se aprenden desde edades muy jóvenes estas responsabilidades, difícilmente se obvien a edades más adultas. Por lo tanto, si quieres conseguir que tus hijos te ayuden más, puedes servirte de un plano de tareas en el que comentar qué hacer cada uno.

El rol de las tareas domésticas desde edades tempranas

Muchas mamás desconocen por completo a partir de qué edades deberían tener una mayor conciencia en este sentido. Además, otro gran número de éstas, no saben a ciencia cierta a qué edades deberían comenzar, cómo introducir a los pequeños en las tareas del hogar o similares circunstancias. Si éste es tu caso, no te preocupes porque aquí encontrarás la respuesta.

En principio, la asignación de un conjunto de tareas supone un gran interés para los niños al tratarse de algo novedoso para ellos. Sin embargo, no son precisamente pocos los jóvenes a los que les cuesta un poco comenzar. Por ello, es importantísimo que se proceda con un reparto equitativo y se premie las buenas acciones.

Normalmente, es interesante iniciarlos cuando se aproximan a los 5 años de edad, porque se muestran mucho más interesadas en tener cierta responsabilidad con respecto a su vida, el ordenamiento de su habitación y otro montón de facetas. Posteriormente, se podrían ir aumentando las responsabilidades e incluso añadiendo tareas.

Lo ideal, es que se haga de manera progresiva, con orden y sobre todo, que resulte divertido para el niño. Una manera que está especialmente indicada es la de compartir tareas con sus padres para que aprendan de ellos y puedan reproducirlos.

Por último, simplemente recordarte que no deberían interpretarlo como un castigo ni nada parecido, sino como una responsabilidad concerniente a las personas adultas y que ellos, en un futuro, deberían de realizar también al ir ganando en edad. Así, lo comprenderán perfectamente y se divertirán mientras las hacen.

Es tu turno, ¿te ayudan tus hijos en casa? En caso negativo, recuerda que haciéndolo divertido, se mostrarán mucho más interesados en hacerlo.