Todas y cada una de las etapas del embarazo representan un cambio enorme en la vida diaria de cualquier mujer. Son muchas las mujeres que han asegurado padecer de los peores síntomas durante los últimos meses de gestación, pero muchas otras han dicho que la peor etapa para ellas fue la de los primeros meses. No debes dejarte llevar por lo que puedan decirte otras mujeres sobre esta maravillosa etapa porque tú la vas a vivir de una manera diferente a ellas.

Todos los meses son importantes para el correcto desarrollo y crecimiento del feto. En el caso que nos ocupa, vamos a hablar sobre el tercer mes de embarazo. El mismo va desde la semana 9 a la semana 12 y marca el inicio de nuevos síntomas y la agudización de los preexistentes. Ya en esta etapa, comienzas a notar el crecimiento del vientre materno y un aumento considerable en el tamaño de tu busto. Este mes es de suma importancia porque obtienes más información sobre tu embarazo y la salud del feto.

Síntomas típicos del tercer mes de gestación

Durante el transcurso de esta etapa del embarazo, el vientre materno comienza su crecimiento y el embarazo se hace mucho más visible en comparación con los meses previos. Como dijimos anteriormente, tu busto también va a aumentar su tamaño considerablemente. Además la aureola se hace mucho más dura y puede cambiar de color, adquiriendo un tono morado. Por si fuera poco, las venas que rodean al pezón comienzan a marcarse aún más y comienza la aparición de estrías. .

Aunque el embarazo comienza a hacerse visible en este mes, no es mucho el aumento de peso que va a experimentar la futura madre, De hecho, muchos médicos afirman que la madre no debería aumentar más de 1,5 kg. Se piensa que mientras más se aumente de peso, más saludable será el bebé cuando nazca, pero nada más alejado de la realidad. Es más, aumentar demasiado peso excesivo podría ser altamente perjudicial tanto para la madre como para el bebé. Por lo mismo, no se debería aumentar más de que se recomienda.

Durante el tercer mes, aún pueden darse los mareos, las náuseas y los vómitos. Sin embargo, los mismos ya deberían haber desaparecido al mes siguiente. Estos síntomas no deberían permanecer o agudizarse durante el embarazo. Si estás en el cuarto mes de embarazo y sigues padeciendo de estos síntomas, es recomendable que acudas con tu médico para que te indique si hay algún inconveniente.

Otros síntomas comunes en este mes de embarazo

Otro de los posibles síntomas que podrías experimentar durante el tercer mes de gestación es el aspecto de la piel. La misma puede verse mucho más suave y brillante como causa del aumento en el flujo sanguíneo y los cambios hormonales que estás experimentando. Es muy importante el uso de protector solar para prevenir la aparición de manchas que puedan permanecer en tu piel incluso luego de haber dado a luz. Este fenómeno es conocido como cloasma gravídico.

El aumento del vientre aún no es considerable en este mes, por lo cual, es la mejor etapa para comenzar a la aplicación de cremas protectoras para prevenir la aparición de estrías que permanezcan allí de por vida. Muchas mujeres aún conservan las estrías que aparecieron durante sus embarazos por no haber tomado las medidas correspondientes para su prevención. Si no quieres que te ocurra lo mismo, debes comenzar el uso de cremas hidratantes lo más pronto posible.

En cuanto al estado de ánimo, la futura madre va a estar mucho más susceptible y emocional. Estos repentinos cambios de humor no deberían ser motivo de preocupación porque todas las embarazadas los sufren.