Es frecuente que en las edades tempranas se observe algún déficit en la comunicación hablada o escrita. Este hecho suele preocupar a los padres que, en ocasiones, desatan las alarmas y llaman la atención de los profesionales de la educación y la salud para encontrar una solución al problema.  Otras veces es en el propio ámbito escolar donde se detecta una necesidad educativa o un trastorno y se pone en conocimiento de los padres para solucionarlo mediante un posible tratamiento.

Durante la etapa escolar estos trastornos van ligados a dificultades en el aprendizaje de la lectoescritura, a malos resultados académicos y también, en ocasiones, a problemas emocionales y conductuales.

Un paso necesario en el diagnóstico será categorizar el trastorno y determinar a cuál de estas esferas pertenece:

Trastornos del habla

Son los que presentan alguna alteración en la articulación de los sonidos del habla, de las palabras, su fluidez o su ritmo.

  • Dislalia: trastorno de la producción fonológica, alteración en la pronunciación de determinados fonemas. Las dislalias pueden aparecer aisladas o formar parte de la clínica de los retardos evolutivos del habla. En muchas ocasiones se trata de una disfunción evolutiva, que se resuelve entre los 6 – 8 años de edad.
  • Tartamudez o disfemia: trastorno de la fluidez del habla, de su ritmo, que provoca una alteración del discurso del niño. Si se ve alterada su coordinación fono-respiratoria, hay bloqueos de silabas y espasmos, hablamos de espasmofemia.
  • Habla taquilálica o farfulleo: habla precipitada ininteligible.

Trastornos del lenguaje

Se caracterizan por la incapacidad para comprender o expresar una idea.

  • Retraso simple del lenguaje: falta de desarrollo del lenguaje a la edad en que habitualmente se presenta, que no afecta a la comprensión y que evoluciona más tarde pero favorablemente. Puede estar causado por un discreto retraso madurativo.
  • Disfasia: representa el trastorno grave del desarrollo del lenguaje, existiendo problemas de expresión y de comprensión unidos a una falta de progreso.
  • Afasia: constituye un trastorno adquirido del lenguaje debido a lesión cerebral. Normalmente se presenta con alteraciones lectoescritoras.

Alteración de órganos fonoarticulatorios

  • Hipoacusia: defectos en la audición, de transmisión o conducción (afectan al oído medio) o neurosensoriales (alteración de neuronas o de las vías sensoriales).
  • Disglosia: se trata de un trastorno de la expresión del habla asociada a alteraciones anatómicas de los órganos orofonatorios. Ejemplos: labio leporino, fisura palatina…
  • Disartria: trastorno de articulación del lenguaje debida a alteraciones del control muscular de los mecanismos del habla. Se debe a lesiones del sistema nervioso central y/o periférico.

Trastornos de carácter psicolingüstico

  • Mutismo: desaparición de lenguaje en el niño sin que exista lesión cerebral ni causa orgánica aparente. Puede ser selectivo ante determinados entornos o situaciones o total.
  • Dislexia: en un sentido amplio se trata del conjunto de trastornos que afectan al aprendizaje y desarrollo de la lectura y escritura.

Asociados a otras alteraciones

Los trastornos del lenguaje pueden presentarse asociados a otras alteraciones, entre las que destacan: deficiencia mental, parálisis cerebral o autismo…