En este artículo vamos a hablar sobre un tema que no podría estar de más actualidad, cuanto menos en gran parte de España donde las temperaturas están en niveles que superan los 30 grados y que por tanto son puramente estivales. En estas situaciones son muchos, y de nuevo, principalmente los padres primerizos, quienes se dan cuenta que ante este contexto y a diferencia de lo que ocurre en invierno, donde ante las bajas temperaturas se puede optar por abrigar más a nuestro bebé, se dan cuenta que dada las temperaturas no es posible salir a la calle con su bebé hasta que llegan las 7 u 8 de la tarde. Ante este panorama una duda bastante común es ¿que hago en verano con mi hijo?

¿Se puede salir con mi bebé a la calle con la calor ?

A nosotros como adultos nos puede parecer que la calor es muy alta no obstante asumible, pero lo cierto es que hemos de ser conscientes que no ocurre lo mismo con nuestro bebé, su cuerpo no está preparado aún para asumir esas temperaturas, no está igualmente hidratado que el de un adulto, no puede mostrar concretamente su descontento, etc., por todo ello no es en ningún caso un plan correcto para nuestro pequeño al menos cuando las temperaturas son así de elevadas.

Pero entonces ¿que podemos hacer en verano con nuestro pequeño o pequeña? lo cierto es que existen infinidad de actividades para realizar en épocas estivales y que nos van a permitir llenar todas esas horas que hay hasta llegar a las 7 u 8 de la tarde antes nombradas. A continuación veremos algunos ejemplos:

– Visitas a exposiciones o museos, y es que a modo de ejemplo existen varios museos del juguete, de lego, de muñecas, coches de scalextric, entre otros, que seguro motivarán a nuestros pequeños.
– Si nuestro hijo tiene ya cierta edad, podremos acudir al cine, un plan perfecto para acompañarlo con una merienda previa en las mismas instalaciones o acudiendo a un cine donde cerca hayan recreativos, lugares que visitar, centros comerciales, etc.
– Obras de teatro o lecturas de libros, este último plan se realiza en bibliotecas públicas, no tiene coste alguno y se lleva a cabo en lugares con aire acondicionado, de modo que una opción perfecta para no gastar, aprovechar el tiempo, hacer que nuestro hijo se divierta y de paso aprenda.

Esperamos que estos consejos os ayuden a aprovechar más estas horas de verano donde en muchas ocasiones no sabemos bien bien que hacer para evitar que nuestro hijo se aburra pero a la vez no sufra la calor del verano.